Mostrando entradas con la etiqueta cultura. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cultura. Mostrar todas las entradas

viernes, 31 de mayo de 2019

Móviles grabando directos, entre el hartazgo y lo legítimo

mayo 31, 2019 0

Halford puso fin a su malestar mandando al carajo el móvil de una patada, aprovechando la cercanía de su bota y la altura a la que quedaba en las manos de un fan 


En la última actuación de la banda Judas Priest a principios de esta semana en Rosemont, Illinois, Rob Halford vio copado el límite de su paciencia ante un fan que se mantuvo durante varios minutos grabando con su celular a pocos metros, en primera línea. Según la revista Bubblermouth, el seguidor estaba molestando debido al flash de su móvil. Halford puso fin a su malestar mandando al carajo el móvil de una patada, aprovechando la cercanía y la altura a la que quedaba en las manos de un asistente al concierto.

La tecnología nos brindó la suerte de disponer de una herramienta mega versátil a la medida de nuestras manos a finales del siglo pasado. Sin embargo, como suele pasar, existe una disociación entre el avance tecnológico y la educación que de su uso hacemos, quedando siempre relegado este asunto sobre los modales en un lugar bastante más retrasado en el tiempo. Viene el ensayo, luego el error, y a partir de ahí ya arrastramos esa tarde de corregir lo que nos empeñamos en no haber hecho antes de manera comedida en el momento adecuado.



La mayoría de conciertos a los que he asistido en los últimos años, no han estado exentos de momentos irritantes por haber tenido ante mí a un ejercito de fans con sus brazos extendidos mientras sujetaban su móviles, con la idea de obtener una grabación del evento, o mejor dicho, varias grabaciones. Manos que se elevan con sus cámaras para llevarse innumerables fotografías y que por lógica, cada asistente debe subir un poco más que las manos de la persona que tienen delante suya para poder tomar una instantánea más limpia.

Sucesivamente, al más puro estilo dominó, toda la pista donde se ubican los espectadores pasa a ser una masa que entorpece mi vista, un incordio que se prolonga durante todo un concierto y que pasa a convertirse convierte en un malestar difícil de esquivar.

Tomar fotografías y grabar videos de los conciertos a los que asistes, es indiscutiblemente legítimo. Soy partidario de no prohibir las cosas a primeras de cambio, y de cuestionarse medidas que puedan llevarse a cabo antes que la limitación de esa libertad. Fotografiar conciertos dejó de estar reservado para camarógrafos acreditados con el derecho exclusivo de documentarlo para las revistas, hoy todos nos llevamos nuestras fotos en nuestras cámaras sin tener que acudir a kioskos ni noticiarios online. Cada amante de la música en vivo tiene su propia manera de vivir las actuaciones en directo, de sentirlas y de recordarlas como les plazca. Eso es incuestionable.

Sin embargo, ser más papista que el Papa es una actitud hipócrita que ni yo me puedo permitir. Ser tolerante no me impide ser crítico en la medida con la que ya contemplo este panorama. Mi perspectiva es la siguiente: asistir a un concierto en vivo de tu banda favorita no puede convertirse en un mal recuerdo por el molesto capricho de otros, que no es más que el de joderte tu deleite para anteponer el suyo y poder llevarse una cantidad desmedida de videos grabados a casa. Olvidan que no están solos en la sala, que ese gesto repetido de grabar reiteradas veces no es respetuoso en la ecuación de tiempo de la actuación y asistencia al recinto. Y me importa poco menos que un comino los seguidores que tengan en youtube o en instagram, donde probablemente van como becerros con prisas por publicarlo en sus redes.

En una viñeta del dibujante Lumpen hace tres años, se resumía el sentir del aquí presente. Fans de todo el mundo con un deseo exacerbado de compartir inminentemente y de documentar el concierto, con la expectativa puesta en la repercusión de likes, comentarios y de altura influencer que van a tener sus fotos en las redes, y anteponiendo esta caprichosa actitud por encima del placer presente, para el que se han presentado in situ: ver a su banda en vivo. Es decir, les merece la pena el empeño por conseguir un material multimedia en lugar de disfrutar del sonido en directo y de la vivencia del momento.



Allá quienes prefieran vivir sus conciertos pendientes de un buen encuadre, y de que no se les mueva mucho la cámara. Pero haced el favor de contemplar la posibilidad de haya quienes no lo quieren así y que el recuerdo que se llevarán a casa, será el de tus manos y tu móvil tapando casi por completo atisbo alguno de escenario con sus músicos. No basta además, con tomar un par de instantáneas, no. Hay que tomar doscientas fotos y grabar veinticinco videos, el de delante, el de al lado, y dos tercios de todo el personal que se ubica entre ti y el escenario. Se le quitan las ganas de ir a un concierto a cualquiera

Finalmente, por no saber usar la libertad, habrá que tomar unas medidas incómodas que nadie desea.


miércoles, 14 de noviembre de 2018

Las luces y sombras de Stan Lee que quizás también deberías conocer

noviembre 14, 2018 1

El pasado 12 de Noviembre murió el gran Stanley Martin Lieber, más conocido como Stan Lee, escritor y editor de cómics estadounidense y uno de los fundadores de Marvel Comics. El legado del escritor a la cultura pop de finales del siglo XX fue encomiable.

Su origen rumano-judío (aunque nacido en la ciudad de Nueva York) y su participación en la segunda Guerra Mundial (aunque consistió en elaborar las campañas publicitarias del ejército lejos del frente de batalla), le llevó a consolidar una fuerte conciencia contra el racismo y la xenofobia que reflejó a través de personajes e historias. Cómo dijo expresamente en una carta publicada en 1968 tras el asesinato de Martin Luther King"Tarde o temprano, si el hombre quiere ser digno de su propio destino, debemos llenar nuestros corazones de tolerancia".

El Método Marvel es cuando a un escritor se le ocurre una historia, se la da al artista sin instrucciones claras y permite que este se vuelva loco, y luego escriba el diálogo en el tiempo provisto.

La mayor parte de los superhéroes desarrollados por Lee, poseen un perfil complejo, son personajes inadaptados, con un rol como miembros de la sociedad que tienen que sacrificarse para mantener su esencia oculta al resto del mundo para no ser rechazados. La polaridad de sus personajes, entre héroes y villanos se traduce en historias de seres que tienen que elegir dramáticamente entre sacrificarse por el bien (aunque se conviertan chivos expiatorios) y creer en la humanidad (como el personaje de Charles Xavier), o derivarse en el odio hacia la raza humana como malhechores en un mundo al que jamás de adaptaron (Magneto). 

La diversidad de perfiles de todos los personajes conforman que, más allá del impacto gráfico de las viñetas llenas de músculo, acción y onomatopeyas, se trazan historias (y con bastante riqueza) de seres llenos de virtudes, defectos, fragilidad, como un espejo irrefutable de lo que somos en realidad. Y aquí reside la importancia del trabajo de Stan, el guión. 

Sin embargo, existen ciertas cosas sobre el neoyorkino que no lucen por su ausencia. Y es que al no ser parte de elogios que siempre giraron a su alrededor suponen un lado sombrío que, sin pretender desprestigiar su carrera, merecen ser conocidas algunas espinas por respeto a todas las personas que trabajaron junto a él y fueron partícipes del auge de Marvel hacia las estrellas. 
Existen fans del mundo del tebeo que detestan a Lee, respecto a lo que representa su actuación en el mundo editorial y en el trabajo de equipo con el resto de sus compañeros. Existe también la tendencia a atribuir a Lee la creación de personajes de forma errónea, ya que no participó en muchos de ellos. Veamos algunos ejemplos:

A pesar de lo que Stan Lee y todas sus películas de Marvel te harán creer, no es necesariamente la figura más importante para Marvel Comics. El artista prolífico Jack Kirby tiene un reclamo igualmente sólido sobre esa marca. A menudo junto con Lee y, a veces, solo, Kirby creó a los héroes y villanos que protagonizaron títulos como The Fantastic 4, The X-Men, The Incredible Hulk, Captain America, Thor y The Avengers.

Personajes como el Capitán AméricaLos Guardianes de la Galaxia (Groot sí es suyo), no fueron creaciones suyas. En el caso de los X-Men, El Profesor Xavier, La Bestia, el Hombre de Hielo, Cíclope, Jean Grey y El Ángel fueron creados por Lee, pero no Tormenta, Logan y el resto de mutantes, que vendrían después.

A finales de la década de los 70, Marvel comenzó a interesarse más por el trabajo que realizaban sus artistas y escritores, y les hizo firmar un documento de una página que esencialmente firmaba la propiedad de todo lo creado en la empresa para Marvel. Kirby recibió un contrato significativamente más profundo que incluía la pérdida de sus páginas originales, una importante fuente de ingresos para la mayoría de los artistas

"Agarrarán un copyright, agarrarán un dibujo, agarrarán un guión [...] Pueden actuar como hombres de negocios. Pero para mí, están actuando como matones" - dijo Kirby sobre Marvel en 1986 en una entrevista para The Comics Journal.

Lee se mostró reacio a dar a escritores y artistas el crédito adecuado. Por todos los elogios (y dinero) que Lee recibió en su época en el negocio del cómic, rara vez distribuyó algo de eso. Mientras que Lee estuvo definitivamente presente en la creación de muchos personajes, él no fue el único creador de nada.
Fue curiosamente reticente a dar crédito a cualquiera de los creativos con los que trabajó en propiedades como Spider-Man, Fantastic 4, Thor, y así sucesivamente. De acuerdo con el veterano escritor de cómics Gerry Conway en una entrevista de 2016 con Vulture, "Stan ha recibido demasiado crédito".

Las ideas nunca son la totalidad de las creaciones, igual que los puentes nunca son creaciones totales de arquitectos e ingenieros, sino también de los trabajadores que lo construyeron.

Fue abusivo con sus empleados. En 2015, Lee fue demandado por un ex asistente que afirmó que Stan, su hija y su esposa lo "aterrorizaron" durante un período de ocho meses como asistente. El ex asistente continuó diciendo que fue sometido a abuso verbal y simplemente no fue pagado por su trabajo de 24 horas a la semana. El asistente afirma que después de una reunión con el boxeador Manny Pacquiao, Lee se enfureció con él, diciendo que el asistente era un "imbécil", y que todos los que trabajaron con él pensaron que era un "imbécil"..."

Lee usó el método Marvel para obtener más crédito del que merecía. Para todos los que no son grandes fanáticos de los cómics, el Método Marvel es (para decirlo de manera sucinta) cuando a un escritor se le ocurre una historia, le da el ritmo al artista sin instrucciones claras sobre el diseño general, permite que el artista se vuelva loco y luego escriba el diálogo en el tiempo provisto. 

Cuando Lee ayudó a desarrollar este método de guión en los años 60, ahorró mucho tiempo y cambió la forma en que los cómics se escribirían para siempre. Pero también era una forma de que Lee obtuviera más crédito del que merecía por los detalles de la historia que realmente fueron desarrollados por los artistas.

Tenía una mala comprensión del proceso de colaboración. Lee sabe que la historia de su ascenso en las filas de Marvel es bien conocida en todo el mundo y de que solo dos realidades son factibles. O bien: a) no entiende el proceso creativo, o b) es deliberadamente obtuso cuando se trata de discutir cómo sus co-creadores de los años 60 y 70 fueron sacados del mismo estatus de rey-fabricante que él disfrutó.

En el documental de 2007 sobre Steve Ditko, presentado por Jonathan Ross, Lee declaró que él es la única persona que reclama el legado de Spider-Man, y no el co-creador Steve Ditko. "¡Realmente creo que quien sueña la idea, la crea! ¡Lo sueñas y luego se lo das a cualquiera para que lo dibuje!" dijo Lee. Cuando Ross mencionó el hecho de que "si hubiera sido dibujado de manera diferente, podría no haber sido exitoso o un éxito", dijo Lee, "entonces habría creado algo que no tuvo éxito". 

Las ideas nunca son la totalidad de las creaciones, igual que los puentes nunca son creaciones totales de arquitectos e ingenieros, sino también de los trabajadores que lo construyeron. 


Optalidón Musical
Noticias
Videos
Connect With Us
Facebook
Twitter