jueves, 27 de septiembre de 2018

Mudhoney escenifica una Crucifixión sarcástica en su último clip 'Kill Yourself Live'

septiembre 27, 2018 0
Discípulos desafiando 'likes' desde sus portátiles, romanos montando una cruz comprada en Ikea, y espectadores tomando selfies en plena Crucifixión de Cristo

La banda de Seattle, Mudhoney, escenifica una obra de miedosa pasión acompañada con un mesías crucificado en el video de "Kill Yourself Live", su nueva canción sardónica sobre el suicidio en la era de las redes sociales. El video presenta un desorden de romanos paganos bailando detrás de Jesucristo, mientras este llora sangre al ritmo de un órgano Farfisa y guitarras deslizantes. Aparece también la escena de La Última Cena al estilo Da Vinci, en la que Cristo y sus discípulos abren sus portátiles al son del estribillo “When I killed myself live, I got so many ‘likes" ("Cuando me suicidé en vivo, recibí tantos 'me gusta'").

Parece llamativa la naturalidad con la que en EEUU (y Europa Occidental) sobrellevan las referencias a los dogmas religiosos como un asunto muy defendido en la libertad de expresión al ius puniendi, y que tienen claro desde hace tiempo. Un tema delicado en España, sin embargo, cuya teatralidad semejante en un videoclip musical levantaría las pieles de los fieles en un estado supuestamente laico, hasta el punto de llevar a los tribunales 'semejante sorna', como hemos visto recientemente con el caso de un reconocido actor español. 



El clip fue realizado por el director Carlos López, quien previamente grabó los clips "The Only Son of the Widow From Nain" y "I Like it Small" de la banda . También hizo videos para Dude York y La Luz.

La canción, junto con el "Paranoid Core", similarmente ágil y mocosa, se incluirá en su próximo LP Digital Garbage. Estará disponible en todos los formatos estándar, incluido el cassette. La etiqueta de la banda, Sub Pop, también está ofreciendo una edición de "Loser Edition" especial en LP a través de su tienda web , aunque lo único único parece ser que viene en vinilo verde espuma mar. Interpreta eso como quieras.


martes, 25 de septiembre de 2018

Netflix estrena una serie sobre misterios no resueltos en la historia musical

septiembre 25, 2018 0
La próxima docuserie de Netflix investigará algunos de los misterios sin resolver más grandes de la música, incluido el intento de asesinato de Bob Marley o el pacto que Robert Johnson hizo con el diablo



La próxima docuserie de Netflix investigaráa algunos de los misterios sin resolver más grandes de la historia de la música, incluido el intento de asesinato de Bob Marley en 1976 y los asesinatos de Sam Cooke y Jam Master Jay de Run-DMC.
Netflix presenta ReMastered, una nueva serie de historia musical que presentará algunos de los eventos determinantes en carreras de artistas legendarios de la música. Contada en  ocho episodios, llegará al servicio de transmisión el 12 de octubre con "¿Quién disparó al Sheriff?", una mirada sobre papel que jugaron los políticos jamaicanos y la CIA en el intento de asesinato de Marley, quien sufrió heridas de bala en el brazo y el pecho en el incidente.

El próximo mes, la documentalista del condado de Harlan, Barbara Kopple, codirige un examen sobre la tumultuosa reunión en la Casa Blanca, entre Johnny Cash y Richard Nixon en "Tricky Dick y el hombre de negro".



Netflix transmitirá un nuevo episodio de ReMastered todos los meses hasta mayo de 2019, con el episodio de diciembre de 2018 centrado en "Who Killed Jam Master Jay?", El DJ Run-DMC que murió en un estudio de Queens, Nueva York en 2002; a pesar de seis testigos, el asesinato sigue sin resolverse.

Los meses posteriores traen una investigación sobre el asesinato de tres miembros del grupo irlandés The Miami Showband durante "The Troubles" en Irlanda en 1975, la muerte del cantante chileno Víctor Jara a manos del régimen de Pinochet y, en febrero, una mirada a la misteriosa muerte a tiros de Sam Cooke.

La primera temporada de ReMastered concluye con "Devil at the Crossroads", sobre la leyenda del blues Robert Johnson y su apócrifo apretón de manos con The Devil, y "Lion's Share", sobre el viaje de un hombre a Sudáfrica para encontrar a los verdaderos escritores detrás del éxito " El león duerme esta noche."


ReMastered fue creado por los ganadores del premio Emmy Jeff Zimbalist y Michael Zimbalist y enumera a Irving Azoff y Stu Schreiberg entre sus productores ejecutivos.

viernes, 21 de septiembre de 2018

Escucha aquí el lanzamiento inédito de Chris Cornell 'When Bad Does Good'

septiembre 21, 2018 0
El tema se incluirá en la próxima retrospectiva homónima de la vida del cantante en Soundgarden, Temple of the Dog, Audioslave y como solista

Se ha presentado la canción inédita "When Bad Does Good", como parte de un nuevo conjunto de cuatro discos póstumos que abarca toda la carrera deL guitarra y vocalista Chris Cornell , que presentan 11 canciones inéditas. Algunos de las canciones inéditas, incluida "When Bad Does Good", aparecerán en una versión reducida de un solo disco del lanzamiento. Ambas versiones saldrán el 16 de noviembre.

Cornell grabó, produjo y mezcló la canción él mismo. La canción se abre con tonos de órgano, dando una calidad de himnario a la línea de apertura de Cornell. A veces lo malo puede hacer algo bueno.



La colección ofrece una mirada de 360 ​​grados sobre Cornell, dibujando temas de su época en Soundgarden, Temple of the Dog y Audioslave, así como sus grabaciones propias y colaboraciones solistas con músicos como Slash y Santana. La viuda de Cornell, Vicky, trabajó con los miembros de la banda para ayudar a terminar las pistas. Josh Brolin, por ejemplo, fue quien le recordó a Vicky la canción "When Bad Does Good" y la animó a que la publicara. El productor Brendan O'Brien, que trabajó con Cornell a lo largo de los años, dirigió el proyecto y el bajista de Pearl Jam, Jeff Ament, trabajó en su embalaje.

"Desde el repentino fallecimiento de Chris, he puesto todo mi esfuerzo y energía para compartir su música y legado con sus admiradores de todo el mundo", dijo Vicky en un comunicado. "Sentí que teníamos que crear una colección especial para representarlo a todos: el amigo, el esposo y el padre, el tomador de riesgos e innovador, el poeta y el artista. Sus voces altísimas encontraron su camino en los corazones y las almas de tantos. Su voz era su visión y sus palabras eran su paz. Este álbum es para sus fanáticos ".

Además de los lanzamientos de los CD, la colección estará disponible como un LP doble. También habrá una edición limitada súper deluxe. Cada lanzamiento vendrá con posters de sus compañeros de banda, Kim Thayil, Matt Cameron, Tom Morello y Mike McCready, así como Brendan O'Brien.

Además de "When Bad Does Good", el material inédito incluye un dueto que Cornell grabó con Yusuf / Cat Stevens del "Wild World" de este último, y un dúo con su hija, Toni, en las grabaciones de Bob Marley "Redemption Song", grabaciones de la gira con Temple of the Dog en 2016 y la actuación en solitario de Cornell de "One", una canción que interpola tanto las canciones de U2 como las de Metallica del mismo título.
La colección también incluye una grabación de la actuación de Audioslave en Cuba en 2005 ("Show Me How to Live") y una actuación individual en el Royal Albert Hall de Londres, donde interpretó "A Day in the Life" de los Beatles. Se completa con la actuación en vivo. , actuaciones acústicas grabadas en Suecia en 2006, cuando tuvo la idea de lo que se convertirían en sus giras en solitario "Songbook".

jueves, 20 de septiembre de 2018

"No estamos acostumbrados a dedicar más tiempo a vendernos que a ser músicos"

septiembre 20, 2018 0

Pasamos más tiempo en la docena y media de plataformas y apps subiendo quinientas fotografías con pose de estrellas y aparentando que haces música, que horas pegados al instrumento con el que realmente la haces

Jesús Cifuentes, vocalista de Celtas Cortos

La era digital trajo consigo el acceso universal a la música como pocos avances semejantes ha tenido la cultura en la historia del mundo. Fue una veda que dio paso a medio planeta, no solo a localizar de manera directa e inmediata todo el tesoro musical que quedaba por descubrir, sino a la producción autónoma de nuestras propias canciones mostradas al resto del mundo, nuestro propio talento, así de potente, desde nuestros modestos hogares.
No todo fueron ventajas, sobre todo para los acólitos de la maquinaria industrial, que han visto como con el paso de los años han dejado de "enriquecerse" a mansalva, con más o menos razón por los millones de copias piratas, pero que sobre todo han tenido que verse obligados a reconocer que el mundo de su negocio ha cambiado y no hay billete de vuelta.

Promoción, promoción, promoción

Desde cierta mirada crítica, vemos que el rumbo de un amplio espectro de la música deriva siempre en lo que determinan los pilares del mercado. Fue en un lugar indeterminado en el tiempo, en que el embalaje se impuso al artefacto, la imagen por encima del producto. Esta simbiosis antológica funcionaba cuando a pesar de la extravagancia de las portadas, fotos, videos, y toda la pólvora que el marketing quiso inventarse y volcar sobre la imagen que debía dar un músico o una banda, nunca dejó de ser un complemento de atracción (sí, y con mucho éxito), pero los discos se compraban por la calidad nuclear de las canciones compuestas que salieron del horno de los estudios de grabación tras un templado tiempo de ensayos y nuevas creaciones. Porque en definitiva la música es una disciplina del arte irrefutablemente independiente de todo aquello a lo que traten de hacerte consumir por más sentidos que por los únicos oídos.

Pero eso cambió porque así lo quisieron, la música fue supeditada al negocio de la música. Traducido a la actualidad, veo un reflejo de ello en la entrevista que recientemente ha concedido la banda Celtas Cortos al diario 20minutos con motivo de su nuevo album de lanzamiento. No puedo dejar de sentir desazón cuando contemplo el panorama musical de hoy día, cuyo rumbo viene determinado por el peso de la multitarea de venderse (en el buen y legítimo sentido) para ofrecerse al mundo, más que por la intrínseca inquietud de hacer eso, música.

Sobre ello, Alberto García, dice esto: "Es el doble filo de la tecnología. Por un lado te lo facilita porque desde tu casa puedes abrirte y dispararte al mundo, pero esa facilidad también la tiene el vecino de al lado. Tienes que pelear con la valía de los demás, hay que asomar mucho la cabeza. También, la parte más cortante de ese doble filo, es que nosotros no estamos acostumbrados a dedicarle casi más tiempo a venderte que a ser músico. Ahora para que algo despunte un poquito tienes que estar más tiempo haciéndote fotos. Para nosotros se nos queda un poco grande ese traje".

En las últimas décadas, la música y su industria se ha visto envuelta inevitablemente en este tren bala de la era digital, y toda la vorágine de salidas innovadoras son ni más ni menos que el nuevo mapa del mundo donde te adaptas y sobrevives o te arrugas y mueres. Me refiero al inmenso abanico de satélites para amasar seguidores que existen en la red donde, si no tienes presencia, simplemente no existes.

Prima que hoy día seas un músico influencer, donde por mandamientos de la biblia del comunnity manager has de subir rigurosamente imágenes a tu cuenta instagram, con sus medidos hashtags, y que sean fotos de bien guiadas por consejos de expertos que te dicen cómo debes hacerla para que tengan más éxito. Prima que hoy día seas el músico que sube stories tres o cuatro veces al día, mostrando cada pequeño acto de mierda que haces en el tránsito de las tres de la tarde hasta las diez de la noche. Prima que mantengas vivas y activas tus redes sociales, que las trates como si fueran el pulso de tu sangre, porque si las abandonas dejas de conseguir seguidores. Ocúpate de facebook también, y de twitter, de la docena y media de plataformas donde tienes abierta una cuenta con tu perfil, y donde debes emplear sagradamente un tiempo exquisito que acaban siendo una mordida de horas importante dedicadas al mundo like en vez de al repaso de una tablatura, porque así lo ha querido el mundo de la música. Las apps son literalmente una prótesis que cualquier persona con vocación musical debe instalarse en sus quehaceres diarios.



Una imagen que hay que dar y cuidar, porque si no te muestras, es más, si no enseñas tu precioso rostro, el veredicto del mundo es que tú no eres músico. Algo demoledoramente paradójico. 
Comenzar a construir una carrera musical por la carcasa de una imagen es construir una casa por el tejado. Vacío y humo, musicalmente hablando. Quieres tener cinco mil seguidores habiendo compuesto una sola canción, un éxito rápido. Un chute de likes que sean la motivación que necesitas para ver si sigues haciendo más, por encima del deleite que suponía hace años que lo que tocabas te saciaba a ti mismo y eso era justo lo que buscabas y necesitabas. 

En la misma entrevista en 20minutos, Jesús Cifuentes dice: "Está bien, pero nosotros no estamos en esa actitud de pose cada cinco minutos. Por lo demás, todo lo que se pueda hacer por difundir la idea musical, lo hacemos, porque esta es la pasión que mueve nuestra montaña. En esa dirección apretamos el hombro lo que sea, con entrevistas en medios, con eventos... En el otro sentido no. Pero a la gente le gusta esa otra forma de hacerlo y es lo que nos parece loco".

Llevamos generaciones y generaciones donde vemos con estupor que tanto artistas de éxito como toda esa ola de jóvenes con sueños de artistas, pasan más tiempo en la docena de plataformas y apps subiendo quinientas fotografías con pose de estrellas aparentando que haces música, que horas pegados al instrumento con el que realmente la haces. Hay que venderse porque así está el tablero de juego. 

Optalidón Musical
Noticias
Videos
Connect With Us
Facebook
Twitter